jueves, agosto 25, 2005

La viabilidad de la Renta Básica (I) | Autor/a: LP

La corrección ética de una propuesta política no lo es todo. De nada sirve proclamar que sería justo administrar gratuitamente a todo el mundo una vacuna contra el cáncer y batallar por ello, si la tal vacuna aun no existe. Hemos de ajustar nuestros deseos éticos a la realidad de lo que podemos conseguir. No seria viable, por ejemplo, poner en práctica una Renta Básica que arruinase a todo el país, dado que acabaría provocando aquello que precisamente pretende combatir (la pobreza, la dependencia económica de unas personas respecto de otras, etc.). Así que la pregunta es inexcusable: ¿es viable la Renta Básica?

En el post anterior, analicé corrección normativa (ética) de la propuesta de Renta Básica, y las críticas mas frecuentes que se le hacían a la misma desde un punto de vista ético. Me posicioné claramente a favor de la Renta Básica considerándola impecable desde el punto de vista ético, tomando especialmente en cuenta las razones republicanas: que la Renta Básica garantizará a todo el mundo una pequeña propiedad con la que subsistir, independientemente de las consecuencias de sus elecciones y de la opinión de terceras personas acerca de las mismas. No será tan fácil obligar a la secretaria a llevar falditas cortas y a dejarse manosear, porque aunque la despidamos no se quedará sin un plato de lentejas que llevarse a la boca. Con la Renta Básica, los ciudadanos tienen menos motivos (muchos menos) para abdicar de su autonomía y de su libertad, dado que no viven con el permiso de los poderosos, de los pudientes.

Sin embargo, la corrección ética de una propuesta política no lo es todo. De nada sirve proclamar que sería justo administrar gratuitamente a todo el mundo una vacuna contra el cáncer y batallar por ello, si la tal vacuna aun no existe. Hemos de ajustar nuestros deseos éticos a la realidad de lo que podemos conseguir. No seria viable, por ejemplo, poner en práctica una Renta Básica que arruinase a todo el país, dado que acabaría provocando aquello que precisamente pretende combatir (la pobreza, la dependencia económica de unas personas respecto de otras, etc.). Así que la pregunta es inexcusable: ¿es viable la Renta Básica?

1. Financiación.

En principio, debemos tener en cuenta la financiación. Si vamos a pagar dinero a alguien sin ninguna contrapartida, necesariamente tendremos que sacar ese dinero de algún lado. Daniel Raventós y otros (Raventós et alii, 2005) han publicado recientemente un estudio donde simulan una aplicación de la propuesta de Renta Básica en la comunidad autónoma catalana financiada con una reforma del IRPF. El estudio se basa en 210.000 declaraciones de IRPF catalanas, y llega a la siguiente propuesta: 1) se establece una Renta Básica universal pagada a todo ciuadano de forma incondicional, consistente en 5414'4 € anuales para los mayores de edad y 2707'2 € para los menores; 2) la RB reemplaza a cualquier otra renta o pensión pública de cantidad mas baja (en caso de que sea mas alta, la RB se complementaría hasta llegar a tal percepción); y 3) se establece un tipo nominal único del 57'5% para todas aquellas rentas que estén por encima de la RB, la cual está totalmente exenta de impuestos.

El tipo nominal del 57% puede parecer una burrada: ¡le van a quitar a usted mas de la mitad de lo que gana en un año!. Encima, tendrá que mantener a mas de uno de esos parásitos indeseables que no quieren trabajar (remuneradamente). Lo cual, a parte de ser sin lugar a dudas una putada, desincentivará el mercado de trabajo. En efecto: usted no es idiota, ¡no se va a poner a trabajar mas de la mitad del año para otros, pudiendo hacer que otros trabajen para usted! En palabras de Carmen y Jéssica: “[...] a los ciudadanos que continúen trabajando se les retirará un 57% de su sueldo en concepto de IRPF, y esto nos lleva a la triste realidad de que un ciudadano racional no continuará acudiendo a su puesto de trabajo para trabajar 7 meses para los demás y 5 para su propio beneficio.” Vamos, que se va a armar una buena: la mayoría de la gente no querrá seguir trabajando (a nadie le gusta que le estafen), y encima a los que continúen trabajando les van a tomar el pelo, por primos. Un panorama desagradable, ¿no?

Pues no. Creo que mis compañeras han cometido el error de quedarse con la idea de lo que a usted le va a suponer en concepto de gasto la RB sin tener en cuenta lo que le va a suponer en cuanto a ingreso y sin ninguna necesidad de que deje de trabajar. Una visión mas profunda de las cosas nos revela que la inmensa mayoría de la población saldrá ganando con la implantación de la Renta Básica. Dejaré que sea Raventós el que responda por mi:

“Este 57,5% provocará que más de uno se lleve inmediatamente las manos a la cabeza ante “semejante barbaridad”. Que nadie se deje impresionar. Si calculamos el tipo efectivo (el porcentaje que realmente se paga después de haber transferido la RB) por decilas de renta (es decir, ordenando a la población según renta y dividiéndola en 10 partes iguales), resulta que del 10% al 50% de la población con menos renta, tendría un tipo negativo (del -269% al -4,70%), en los tramos del 60% al 90, los tipos efectivos oscilan del 4% al 29%. En el último tramo, el que agrupa al 10% más rico, el tipo efectivo resultante es del 45%. Es decir, que el 57,5% nominal es “muy escandaloso”, pero cuando se contempla como tipo efectivo los resultados no son tan espectaculares.
Con estas características, el modelo (que permite muchísimas variaciones modificando solamente la cantidad de RB, el tipo único o los tramos elegidos) llega a los siguientes resultados: 1) La reforma se autofinancia; 2) La redistribución de la renta que resulta es mucho más igualitaria que en la situación de partida, la actual; 3) El 70% de la población catalana gana con la reforma, el 20% más rico pierde y el resto queda más o menos igual. “


Yo agregaría otra cosa: la implantación de la Renta Básica seguramente represente, para el Estado del Bienestar, todo un ahorro. Para empezar, se suprimirán numerosas prestaciones sociales que ya no serán necesarias porque serán redundantes (por ejemplo, los subsidios de paro de larga duración). Pero, además, se suprimirá toda la maquinaria burocrática encargada de conceder y administrar esos subsidios. ¿Se imaginan ustedes cuanto se ahorrará el Estado en términos de dinero, y cuanto ganará en eficacia, cuando miles de inspectores, secretarios, oficinas y demás funcionariado e infraestructuras ya no sean necesarios? Porque, desde luego, siempre será mas simple la administración de un solo subsidio, que además es incondicionado (por tanto, no tenemos que destinar personal a evaluar que casos merecen subsidio y que otros no), que no la administración de mil y un subsidios diferentes que, además, son condicionados y por tanto precisan personal especializado para asegurarse de que no lo reciban quienes no lo merecen. Según Ferry (Ferry, 1995, citado en Raventós, 1999), el coste financiero neto de la RB sería inferior a su coste financiero bruto. Por “coste financiero bruto” entiende la cantidad resultante de multiplicar la RB por el número de personas que tendrían derecho a recibirlo. Por “coste financiero neto” entiende la cantidad resultante de restarle, al coste financiero bruto, lo que el Estado se ahorrará con la supresión de los subsidios condicionados que esté previsto que desaparezcan cuando se implante la RB. Entre las prestaciones públicas que Ferry suprimiría, en Francia, estarían una parte de las prestaciones familiares, la Renta Mínima de Inserción, una parte de los subsidios agrarios, los subsidios de paro de larga duración... Vamos, que incluso los liberales podrán estar, en parte, contentos: el Estado va a hacer eso que tanto les gusta de “hacer mas con menos”.

2.Desincentivación del mercado de trabajo

Esta es, probablemente, la crítica técnica mas evidente y facilona que se le puede hacer a la Renta Básica: si a usted le pagan por no trabajar, ¿para que narices va a trabajar? Bueno, no estaría de mas recordar que a usted le van a pagar unos 500 euros al mes si es mayor de edad y unos 230 si es menor. Hombre, eso desde luego hará que usted no se muera de hambre si no trabaja (de eso se trata), pero desde luego no da como para echarse a la dolce vitta. Y la gente, hay que recordarlo, no trabaja (solo) para no morirse de hambre. Trabaja, en efecto, para ganar dinero para comer, pero también para pagarse un coche, la gasolina, el seguro, unas vacaciones, el inglés de los crios, el ballet de Fulanito, el taekwondo de Menganita, el pisito de propiedad, las vacaciones en Benidorm, las últimas novedades del top manta, el ordenador, Internet, la mutua, la lencería sexy, el bikini, los preservativos, la píldora, la pornografía, la televisión digital, la discoteca, la droga, el transporte público... El estándar de vida del catalán menos-que-medio (recordemos que estamos hablando de una simulación aplicada a Cataluña) no se satisface, ni de broma, con la Renta Básica. Pero no hay que irse tan lejos: ¿a quien conocen ustedes que trabaje hoy en dia solo para subsistir? Mejor dicho: ¿a quien conocen que busque cambiarse de trabajo, hacer horas extra, trabajar en vacaciones y dias festivos, o aceptar (y buscar) un ascenso, solo para poder comer? Porque la gente hace todo ese tipo de esfuerzos y muchos otros más sin necesidad de que estén al borde de la hambruna. Sin duda, lo que hará la Renta Básica es que todos tengamos menos necesidad de trabajar para conseguir unos mismos objetivos. Pero cuando estos estén satisfechos, habrán otros. Si yo no me puedo pagar el ordenador porque el dinero que gano lo necesito para comer, sin duda haré horas extra o buscaré un aumento de sueldo; y si tengo la Renta Básica, sin duda podré comprarme el ordenador sin tales esfuerzos, pero... ¿dejaré de hacerlos? Seguramente no, porque para que el ordenador me quede chulo querré ponerle tarjeta aceleradora, tarjeta de vídeo, pantalla plana, y Esto y, sin duda alguna, Lo de Mas Allá.

Pero esto no es todo. Creo que hay motivos para pensar que la implantación de la RB no solo no incrementará, sino que además reducirá la tentación del parasitismo en una buena parte de la población. Porque recordemos una cosa: usted ya puede recibir según que tipo de subsidios con los que subsistirá sin trabajar. Por ejemplo, el subsidio de paro. La diferencia con este subsidio es que usted no pierde la RB cuando se pone a trabajar. Y, en según que casos (por ejemplo, si usted es una persona de escasa formación y poca calificación profesional... es decir, en uno de los casos mas frecuentes), la diferencia entre lo que usted percibe al cobrar el paro y lo que usted gana trabajando no es tanta, con la diferencia de que cobrando el paro usted puede pasarse la tarde viendo “Trainspotting” mas de veinte veces seguidas, que siempre es mas agradable que aguantar al jefe, descargar cajas o coger llamadas durante 5 u 8 horas seguidas (se de lo que hablo). De modo que cuando usted empieza a cobrar el paro se encuentra con todos los incentivos del mundo para vivir de la teta del gobierno mientras le dure el invento. Y no solo eso: usted, probablemente, se verá incentivado a trabajar de manera, digamos, “extraoficial”, para que así no le quiten el subsidio y pueda tener dos fuentes de ingresos, no contribuyendo con ninguna de ellas al bienestar de los demás ciudadanos. En el caso de la Renta Básica, sin embargo, usted no pierde este subsidio si se pone a trabajar, y por tanto si que tiene incentivos para hacerlo, porque la diferencia entre tener la RB y no trabajar y tener la RB y hacerlo es, sin duda, notable. Y, además, usted no tendrá ningún incentivo para trabajar “en negro”, puesto que cuando empiece a cotizar usted no perderá el subsidio, lo cual por cierto desmiente lo que afirman Carmen y Jéssica a este respecto (que la RB aumentará la economía sumergida), e indica mas bien lo contrario. A modo de ilustración, recuerden cuantas veces habrán visto a compañeros (o a ustedes mismos) cagándola a propósito en el trabajo con la intención de que les despidiesen y poder cobrar el paro y vivir sabáticamente durante unos meses o quizá un año, o incluso mas. Y luego piensen en si estarían igual de incentivados para hacer exactamente lo mismo si la diferencia entre trabajar y no trabajar fuese realmente cuantiosa (que es lo que pasaría con la RB, como acabamos de ver).



Ya no estamos aquí:
nos hemos mudado a
www.RedProgresista.net

This page is powered by Blogger. Isn't yours?